Entrevista: Pavel Oyarzun

Pavel Oyarzun: “Hoy el cien por cien de mi actividad literaria está ligada a la narrativa”

por Carolina Yancovic

Pavel Oyarzun Díaz (Punta Arenas, 1963) es un novelista y poeta que se ha destacado por sus publicaciones tanto en poesía como en narrativa. En el año 1989 publicó su primer poemario La cacería (1989) con el cual da comienzo a una exitosa carrera literaria Portada-Pavel150dpi-665x1024.jpgque se extiende hasta el momento. Otros de sus poemarios son: La jauría desquiciada (1993), La luna no tiene luz propia (1994), Antología insurgente: la nueva poesía Magallánica (1998), Patagonia, la memoria y el viento (2000) e In Memoriam (2002). A partir del año 2004, Pavel Oyarzun se dedica única y exclusivamente a la producción de textos narrativos. Publica bajo el alero de Lom Ediciones su primera novela El paso del diablo (2004) con la cual comienza su trilogía sobre Magallanes, publicando más tarde San Román de la Llanura (2006) y Barragán (2009). En estos momentos se encuentra próximo a publicar durante el mes de marzo su última novela Krumiro (Lom Ediciones).

Es en el comienzo de su trabajo literario que Pavel Oyarzun descubre los temas que darán vida a su obra poética y narrativa. Magallanes opera como escenario exclusivo de su literatura, siendo los temas regionales el bastión de creación y reivindicación de las problemáticas sociales propias de la Patagonia. Con su poesía es que Pavel rompe con la tradición poética Magallánica y defiende a los más débiles y sin voz, haciendo un recorrido por la historia olvidada de los pueblos aborígenes, la lucha de la clase obrera y los anarquistas.
El día seis de Enero se presentó la Antología poética Palabras abren sepulcros (Nadar Ediciones, 2016) del escritor magallánico Pavel Oyarzún en la Casa de la Cooperativa en Santiago.

 

̶  ¿Cómo estás Pavel? ¿Cómo te encuentras? Hoy se presenta tu Antología poética Palabras abren sepulcros.

̶   Me encuentro muy contento por la edición de esta Antología porque comencé en Literatura escribiendo poesía. Los libros los cuales publiqué fueron autoediciones. Lo que hace Nadar Ediciones es reunirlos en esta antología y en una edición que parece muy digna. Me gustó mucho el formato de la antología y bueno reunir textos que como ocurre con mucha producción que se auto editó en Chile en la década de 1980 y también en la 1990, reunirla y preservar en cierta medida aquella producción que bien sabemos que hoy en día no se puede encontrar. En un lapso relativamente breve mucha poesía chilena se pierde porque eran ediciones muy precarias, así es que eso me tiene muy contento con esta edición y también me recuerda mis tiempos de cuando era poeta.

̶ ¿Cómo se gestó la idea de hacer una Antología de tu trabajo?

̶  Esto surgió en una feria del libro sub-antártico en la Universidad de Magallanes. Allí asistieron Carlos y Diego de Nadar Ediciones, una editorial nueva, y con el correr del tiempo yo nunca pensé que nuestro contacto se fuera a concretar con la edición de esta antología. A ellos le interesó mi temática poética y ellos también son una editorial que como cualquiera tiene una línea editorial. Le interesan ciertos contenidos y les llamó la atención mi poesía vinculada a ciertos episodios de la historia de Patagonia y Tierra del fuego.

̶ ¿Cómo has vivido esta vuelta a la poesía luego de escribir narrativa por tanto tiempo?

̶ Conversaba con unos amigos y ellos me preguntaban si continuaba escribiendo poesía. En estricto rigor no. Hace más de 14 años que no escribo poesía propiamente tal. Sigo siendo un buen lector de poesía pero también es cierto que es una puerta que no está cerrada definitivamente porque mi vínculo con la poesía va a ser permanente. Si se da un proyecto poético más adelante, sin duda que lo voy a emprender pero hoy por hoy el cien por cien de mi actividad literaria está vinculada a la narrativa, específicamente a la novela.

̶ ¿De algún u otro modo sientes que tu voz poética ha traspasado la poesía y vive en tu narrativa?

̶ Sí, mira es increíble. De partida hay una ligazón grande entre los temas poéticos y los narrativos. Varios de los temas que yo he abordado en mis novelas, en mis tres primeras novelas publicadas y en la cuarta que viene ahora que se titutla Krumiro ya los había abordado en poesía y creo que también existe en términos de uso del lenguaje un tono. En este caso creo que también mi experiencia en la escritura poética puede contribuir a un cierto tono narrativo. Creo que los vínculos son ineludibles y tampoco los quiero eludir.

̶ Palabras abren sepulcros hace un recorrido por tu obra poética en un momento el que ya has escrito novelas como Barragán. ¿Sientes de alguna forma que con la publicación de esa antología cierras un círculo en relación al tema del exterminio indígena?

̶ Puede ser, no he pensado retomar aquel tema. Creo que de ese punto de vista me inicié con mi primer libro poético que se titula La cacería publicado en 1989 y que está dedicado a Felipe Barragán pero en aquel entonces ni siquiera imaginaba que veinte años después lo iba a abordar en una novela. Me parece que por ahora en términos de proyecto literario este tema que sigue siendo tan caro para mí no es perentorio en este minuto o en un corto o mediano plazo, pero sin duda es un tema que está presente, naturalmente. Sigo leyendo sobre el tema, sigo investigando cuando puedo, leo literatura específica y amplío también mi visión con respecto al exterminio indígena en Patagonia y Tierra del Fuego, pero como proyecto literario no está a la vista.

̶ ¿Cómo se inscribe tu trabajo actual en el contexto nacional y regional?

̶ Creo que hay un vínculo. Mi literatura está marcada por la Historia. Es una literatura muy vinculada a la Historia, incluso mi poesía a pesar de tener un tono narrativo, tiene también un tono histórico. Ese es el sustrato que sostiene mi discurso literario. Yo creo que en cierta medida lo que he pretendido que es tanto en poesía como en narrativa que aquellos conflictos o aquellas historias, episodios que ocurrieron en un territorio tan apartado como la Patagonia se puede extrapolar a la condición humana y a la historia humana. De ese punto de vista, ese es el vínculo que quiero hacer. No quiero hacer una literatura regionalista, o la exaltación de un regionalismo o caer en una suerte de neo criollismo sino que todo lo contrario desde un punto muy concreto incluso hasta geográfico, lograr extrapolar elementos universales de la condición humana.

̶ ¿Qué otras voces han surgido últimamente en las letras en Magallanes?

̶ Tengo un vínculo con los integrantes del taller literario que sostengo. Allí hay personas muy jóvenes, poetas, no voy a dar nombres por ahora pero de todas maneras ellos saben muy bien a quienes me refiero. Son hasta ahora autores inéditos que están explorando la literatura con una gran vocación y con un gran talento y también está el trabajo de una generación que yo diría “intermedia” que es lo que hace Rodrigo Mimica lo que haces tú y lo que hace Miguel Borquez en Puerto Natales, que es una voz poética interesante. Y el caso tuyo y el de Rodrigo Mimica vinculados básicamente a la narrativa en cuento y novela aunque Rodrigo también se incorpora al tema poético. Creo que se están dando generaciones interesantes, discursos literarios que se van construyendo de forma permanente y esa construcción se da independientemente a la edad del autor o a la etapa que esté viviendo. De modo que a mí me gusta lo que está sucediendo en Magallanes, una literatura más Universal, más abierta que incorpora otras técnicas literarias, en fin. Yo soy absolutamente optimista.

̶ ¿Qué autores han influenciado tu trabajo?

̶ Son tanto los autores, a veces los sintetizo cuando me preguntan. En poesía sin duda César Vallejo y en narrativa soy un admirador del escritor estadounidense John Fante. Si es por citar la lista sería muy amplia. Pasé por todas las influencias y admiraciones por las que pasamos todos. Por lo menos los poetas que realizan su labor escritural en este país cuando hablo de esto hablo de Huidobro, de Neruda, de Nicanor Parra, también la poesía lírica de Jorge Tellier, Rolando Cárdenas eso en términos poéticos. Los franceses también inevitables, en narrativa me gusta mucho la estadounidense.

̶ ¿Qué planes tienes en el corto y mediano plazo?

̶ Hoy por hoy estoy abocado a la edición de mi cuarta novela que aparece muy pronto en Lom Ediciones, que se titula Krumiro y una quinta novela ya también terminé y que voy a enviar a la editorial. Esos son los proyectos más cercanos.

Pavel Oyarzun

Punta Arenas, Chile (1963)

 

dinko
Pavel Oyarzun, 2016

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s