Poesía: Patricia Zanzi

Inmaculada, pienso

 

inmaculada, pienso

soy el erotismo, ven.

 

y te vas,

cada ocaso, en este mismo instante, en esta misma hora te vas.

 

muero.

ajeno de mi

con tus manos llenas, mas no de mi

no se más de tu existencia más q por un profundo sentimiento de hastío.

 

es visceral,

me digo.

 

no es lo mismo

no es igual.

 

es eterno

es inmenso

incompleto

etéreo.

 

eres tú.

apareciste, y hubo en mi alma un estallido, una jauría.

pero soy pequeña e inepta y opaca.

está lejos, no está conmigo.

 

solo existe una verdad tan grande como la luna q es testigo: tu muerte en sus manos.

morir después de haberte visto y sentido y tocado, y no ser nada.

Aun

 

aun cuando calles

aun cuando no lo dirijas

el tiempo es un bonsai

reverdece con el sonido culmine del ocaso

de esmeraldas afanadas por sobre la cubierta de las avispas

abismo de la memoria

recalcitrada de recuerdos vacuos

irrumpiendo como la ola

deja la sal

la roca

descolorida

rugosa

fría

por el canto de tus susurros

de lo q no llegó a puerto

naufrago

taciturno

cabizbajo

melódico

sustancial

-inescrutable-

tan solo dilo

aterricemos

abrázame

y yace junto con mi flagelo

de pétalos urdidos de fragancias volátiles

de sequías, de dolores

guíame al desasosiego

y a cambio ofrezco lo que no tengo

lo que no he visto

un soporte

un sentido.

 

 

Te quiero

 

te quiero

le dije un día

sin tiempo

ni espacio

ni más

ni menos

ni de día

ni de noche

ni soleado

o nublado

ni por dentro

o por fuera

ni desde arriba

o desde abajo

o d costado

o d revés

por tus ojos

grises

tenues

verde oliva

fulgurantes

alicaídos

nobles

inquietos

parpadeando

o cansados

por tu mano

escurridiza

o escondiéndose

tímida

por tu paso

tu voz

te quiero

le dije un día.

 

 

Tornasol

 

camino

bajo el cielo

tornasol

d invierno

colores

q son aire

acuarelas

alegorías

mi pena

d las suyas

d ambos

d ti

en lisboa

y d ti

cerca mío

mas

dolido

triste

solitario.

mis manos

urgen

tiemblan

por socorro

alivio

alegría

consuelo

atajo.

tus lágrimas

silentes

verde agua.

tu mirada en valparaíso

q descansas

cual vigía;

son ellos

mis hermanos

mi deseada contención

mi compañía

de acordes

y melodías.

Lee también: Poesía: Jean Jacques Pierre-PaulPoesía: Patricia ZanziPoesía: Lope sin Pega

Patricia Zanzi Ruiloba

(Punta Arenas, 1989)

p xanzi

Poeta novel. Participó el año 2015 en el Taller Literario de Pavel Oyarzún en la Universidad de Magallanes.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s