Cuento: Daniel Valenzuela

Fallas del sistema

Al parecer la línea 6 del Metro con su automatización y software de Inteligencia Artificial, que fue inaugurada con bombos y platillos como una apología de la modernidad (o la postmodernidad) local, folclórica, neoliberal socialdemócrata, falló de nuevo ayer. Así que, como antaño, entre línea 4 y línea 1, se aglomeró como un vómito espeso la gentuza de siempre, entre la que me cuento.

Las hordas de monstruos sebosos o raquíticos, celosos y neuróticas, llorones depresivos de maletín raído, sicópatas de mirada extraviada y otros pobres mortales nos amontonamos como papeles cagados unos sobre otros en la extensión del andén. La conocida metáfora del rebaño al redil o al matadero vuelve a funcionar aquí, cuando, en un acto irreflexivo de higiene civilizatoria, el personal de Metro Sociedad Anónima pone vallas de contención y nos guía por pasadizos únicos, para que accedamos uniformemente a un tren con vagones inmaculados, hediondos a pañal usado y toalla higiénica rebosante. Pero, así es la vida deliciosamente bañada por la refrescante agua que arrojan los ventiladores industriales de la estación subterránea.

Más de alguien se ama en ese tumulto sudoroso; alguien grita “si me tocan de nuevo, los mato”; se escuchan risas, lloriqueos, conversaciones de negocios infructíferos, fracasos de todo tipo, frustraciones sexuales. Por supuesto, finjo que nada importa y trato de mirar con los ojos indiferentes del chico afro que observa con expresión de “estos no son blancos, son todos iguales, ni siquiera se entienden entre sí”. Entonces, noto que hay varios rostros desencajados, miradas de temor y duda; hipertensiones arteriales y desmayos son la tónica que se infiltra como un gas nervioso y se expande en los vagones del tren.

Una joven morena mira con preocupación los otros rostros morenos y mestizos que son cautivos de la preocupación y la perplejidad. Descubro en el reflejo, mi rostro sudaca descompuesto.

Vamos en línea 1, dirección San Pablo, entre Pedro de Valdivia y Manuel Montt; esto hace incomprensible que por altavoz se nos comunique a la distinguida concurrencia que la próxima estación es Tobalaba, combinación línea 4. Por un momento me siento como un caballo al sol, sin agua ni forraje; por segundos creo que es posible que, simplemente, como es habitual el hecho de que una compañía como Metro Sociedad Anónima se dé el gusto de restregar nuestras existencias por entre sus nalgas mosqueadas, estemos siendo sometidas, como personas prescindibles, a la ilogicidad: el tren ha cambiado su dirección y nos devuelven sin chistar al caos de origen, al horno ardiente de donde provenimos, al tumulto angustiante de línea 4. Estamos en una cinta de Moebius entre línea 1 y línea 4. Sin detenerse, sin recordar, nos trasladan una y otra vez, de un lado a otro. Ya no saldremos de aquí.

Ve también: Arte Visual: Robert Van Der HilstConvocatoria Segundo semestre 2018Reseña: La Iguana de Alessandra: Un viaje intertextual y delirante por el mundo

Daniel Valenzuela

(Chile)

img_3866.jpg

Me dicen Pelao desde el 1989 que fue la primera vez que un peluquero me afeitó la cabeza. Piojento o delincuente eran algunos de los motes que me dirigían. Anarkopanx desde la adolescencia, fue la comunidad formada en la amistad, el amor y la familia la que me permitió nutrir el imaginario prosaico-poético. Estudio aún Literatura en la U de $hile, tengo dos grados académicos, como sellos postales guardados en un álbum de filatelia. Son los timbres que me permiten parar la olla y llevar los porotos a la casa. Amo la vida y la muerte. Odio la guerra, el racismo, el patriarcado, el machismo, el determinismo biologista, el libre mercado, cualquier expresión totalitaria, la homofobía, la alienación, el poder, la hegemonía del color que sea, el catolicismo y el monoteísmo. Me llaman Daniel Valenzuela Medina, pero escribo como Equis Ese, como Nimrod Spectrum (RIP, se suicidó), como Desdémona Malatesta (abandonó este mundo). Así que en la actualidad, en PAVADAS, bajo el nombre de Equis Ese, publico meros ejercicios literarios, a medio filo entre la poesía, el cuento, las pesadillas (viejísima tradición la de LOS SUEÑOS), los diálogos y el ensayo. Nací en 1980 y por suerte nadie me conoce así que no hay pelotudxs que me crean generación de lxs hijxs o de “lxs hermanxs de en medio”. MUERTE AL PATRIARCADO CAPITALISTA MONOTEÍSTA.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s