Critica de Cine: The house that Jack built de Lars von Trier

La obra dantesca de Lars von Trier

Por Felipe Vergara

En uno de los múltiples elementos de intertextualidad utilizados en su obra, Dante coloca al poeta Virgilio, al cual admiraba, como encargado de guiarlo en su descenso al infierno, tras hallarse de pronto perdido, a mitad de la vida, en el camino del pecado. El autor de la Eneida ha sido enviado por Beatriz, la fallecida amada de Dante, con el fin de que el protagonista encuentre la luz del paraíso y salve su alma. Ese, a grandes rasgos, es el argumento de “Comedia”, obra escrita por Dante Alighieri, que más tarde conoceríamos como “La Divina Comedia”. Sí, comedia. Más allá de lo que la tradición contemporánea ha hecho con el infierno de Dante: ese universo compuesto por capas de condena, ordenadas en base a la ‘Ética a Nicómaco’ de Aristóteles –otra de las muestras intertextuales-.

images

Dante describe en su primera parte, de un modo explícito, el cúmulo de horrores por los que deben pasar las almas pecadoras. Este aspecto perturbador es el que lo transformó en el ícono que es ahora, a partir del cual se han creado numerosas obras de arte y de consumo a lo largo de la historia. Sin embargo, lo que Dante escribió fue una comedia. Específicamente una sátira sobre los dispositivos morales de su época. Pero también una parodia de su propia desdichada vida. En esa línea un lector convencional, como es mi amigo Ernesto Sacristán, me preguntaba: “¿Qué tendría de comedia un largo y aburrido texto escrito en versos cuya historia ficticia llena de imágenes simbólicas y alegóricas sirven solo como pretexto para compendiarlas ideas éticas de su autor y su época?”. Mi primera respuesta fue: un final feliz. Pero, pensándolo bien, hay un elemento definitorio en la esencia de una comedia, aquello que principalmente la diferencia de una tragedia y es el uso de la risa como elemento de catarsis. Pues, así como en la tragedia la catarsis se produce por una redención o expiación del espectador ante el fatal destino que, como castigo, ha recibido un personaje que le representa en su arrojo a la existencia; en el caso de la comedia, la catarsis se da, por decirlo de algún modo, de la manera dantesca, la burla que deviene espanto y viceversa. Y existen dos modos de responder a tal estímulo: riendo o huyendo. Eso es lo que sucede en la última obra de Lars von Trier: “The house that Jack built”, estrenada en Chile el pasado jueves 6 de Diciembre y cuyo debut en el festival de Cannes 2018 marcó el regreso del autor al certamen, luego de siete años de ausencia, tras ser declarado “persona non grata” por unas irónicas declaraciones sacadas de contexto. Y aunque estaba claro que su presencia no pasaría desapercibida, el carácter dantesco de su nuevo film fue plato perfecto para que los críticos más selectivos hicieran gala de su susceptibilidad.

Unknown-1
Matt Dillon como Jack en una escena de The house that Jack built

 

“De terror y suspenso nada” me comentaba mi amigo Ernesto, a la salida del cine. “Una película fome que no tiene trama”. Así es, un ensayo sobre el arte, que puede fácilmente volverse una larga y tediosa conversación entre Jack (que funciona como autorretrato de Lars, tal como lo hizo Dante), un asesino que mata, al parecer, por satisfacer un deseo oculto, a la vez que por un trauma, y otro sujeto que funciona a modo de terapeuta, pero que remite al personaje de Virgilio. Una película llena de imágenes simbólicas y alegóricas, cuyos cinco eventos sirven al autor solo como pretexto para compendiar sus ideas en torno a la creación artística y el modo en que él mismo experimenta el proceso creativo y autodestructivo. Y que distó mucho de la que se vendió como una película shockeante. “He visto otras más fuertes”, me dijo mi amigo, a quien me encontré a la salida del cine. Al menos la vio completa pensaba yo, antes de que me contara que aguantó una hora en la sala antes de bostezar. Por supuesto que sabemos que en realidad la ficción no fue más que otra excusa del director para satisfacer su amor al ‘arte por el arte’ y de paso burlarse de todos sus detractores. Y lo logró de la mejor manera, a lo dantesco. Esta obra maestra de Lars von Trier es una comedia sobre La comedia. Y, por supuesto, sin obviar el final feliz, parodia de la redención en la luz.

 

Ve el trailer aquí: The house that Jack built

 

Ficha Técnica:

Dinamarca, 2018, 155 min.

Título Original: “The House That Jack Built”.

Director: Lars von Trier.

Guion: Lars von Trier.

Cinematografía: Manuel Alberto Claro

Reparto:    Matt Dillon, Bruno Ganz, Uma Thurman, Riley Keough, Sofie Gråbøl, Siobhan Fallon, Ed Speleers, Osy Ikhile, David Bailie, Yu Ji-tae, Marijana Jankovic, Robert G. Slade.

Cartelera:

Cine Hoyts San Agustín y Parque Arauco, Centro Cultural Palacio La Moneda – Cineteca Nacional: Sala K

Lee también: Cuento: Carolina YancovicConvocatoria: Primer semestre 2019

Felipe Vergara

(Chile, 1987)

Picture1

Felipe Vergara es director y guionista de cine emergente. En 2018 realizó su primer cortometraje “Liturgia”, junto al colectivo de cine de Guanajuato y presentado en Fesancor (Festival Internacional de Cortometrajes de Santiago), el cual ha sido seleccionado en los festivales In-Short Film Festival (Nigeria) y Mumbai Short Film Festival (India).

 

One Comment Add yours

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s