Poesía: Cristian Leyva Meneses

Yo anacoluto

No estoy para perder la estación de las partidas

Sin pretender tomar una siesta de dos décadas

Perdido en una vocación incompleta

Dando tumbos al vacío de las pupilas

Cuando soy otro cliente vulgar

Escupiendo en el suelo de las frustraciones

Sacrificando el honor por un poco de confort

El éxito de una comida caliente y la expectativa

Yo también he tenido un trabajo detestable

Con marcos de poses

Y sonrisas hipócritas al medio día

Ustedes han tenido

Pretextos inmaculados

Y toda esa mediocridad que les pesa en la cara

Cuando envejecen a doble de velocidad

Y se auto recetan como remedio

Masturbación sin entusiasmo

Y esnobismo

Distracción a la perfidia

Una fotografía en un parque publico

Mostrando la sonrisa cansada

Bajo un árbol que gotea

Aburrimiento

Rutina

Una ruta de copy paste y de poemas muy leídos

Y olvidados a la misma velocidad

En los que un viejo ocioso abusa de la tecla

enter.

 

Primordial

Entre fallarte       o follarte

Resido apresado

En  ideales               una cadena

Arrastro el peso

Las consecuencias

Y el acto encontrado       al borde de la indecisión

Esperando  ejecutarse

Y perderse

Y odiarse

Y cavar un pozo donde quepa

Lo que habíamos prometido.

 

Indecible

No voy a decir que las letras

Curarán mis heridas

Pero las han cosido

Bastante bien

No voy a decir que fue

Lo que tensó el hilo

Porque son muchas tiras

Unas se halan hoy

Y otras tienen independencia

Para caer o subir más

Y envolver.

No diré

Que estoy sonriendo

Porque mis primeros planos

Son desnudez

Y son piezas que se encarnan

No voy a decir que a veces pesa el gesto

Que el gesto avergüenza

Porque también hay orgullo

En los pétalos que no se abren.

No voy a decir

Que quiero hacerme a un costado

Del camino

O que ya soy una piedra allí

Saludando de lejos

No voy a decirle nada

A los que se han esmerado

Por ser atravesados

Por otro camino

Que nunca reniega de sus surcos

Un sendero liso y complaciente

De inutilidad

Y vanidad.

No voy a decir que puedo estar equivocado

Porque mis sedimentos no me pertenecen del todo

No voy a decir que han de abonar

Quizás sean material difícil

Pero también se queda la vida

Con lo que no germina.

No voy a decir que estoy esperando

Porque todos los buitres hacen guardia

Y el instinto nos traicionará un día de tantos

No voy a decir que quiero hacer una excepción

Porque ya no paso hambre

Si fermento el suelo

Y el miedo debajo de mí

No voy decir que he tergiversado mis cosas

Porque me sirvo de mi copa

No voy a decir que quiero quedarme atrás

Aunque sea tan duro.

 

Huesos negativo

Tu corazón es una tienda

Donde surto con astucia

Toda mi codicia de libido

Y el lugar donde hago campaña

Cuando no entiendo los pormenores

Y lo demás

Me cansa

La noche ha sido ajena

Porque mi búsqueda ha sido ajena

Soy un diputado egoísta

Para el país de tu gracia

Todos los días

Me jacto de mis planes cortados

Y de la tumba donde enterraré mi cuerpo

Y del frío que será déspota

Triste

El frío que Conmoverá tus senos

Cuando yo me vaya

Para siempre jamás

Como un pirata ahogado

En el ecuador

Hoy podré arrastrar mis pasos

Desatando el malestar

Que estaba como unos zapatos de plomo

Hoy puedo ir más tranquilo

Porque hoy

Anduve contigo

 

Paralelos de autodestrucción

  I

Soy dueño de un modesto vicio

Que se confunde a si mismo

Entre la vergüenza pobre

Y la complacencia netamente

Humana.

Ahora,

El ideal es un gatillo que reposa

Rehusándose a ceder

O

Tan sólo

Le ha magullado la prisa,

En el columpio del tiempo

O

Tan sólo

Soy YO

El que se está  q u e b r a n d o

Al desvestir sus deseos

Y dejarse caer

En sus propias

Brazas

II

Los altercados de mi sombra

Son coágulos de sangre

Que sorben el rojo

De la mancha de mantel

Donde están servidos

Pasados corruptibles

Y

Un transitar

Por el subconsciente,

El tiritar de la hora

Que besa la doble dirección

De un pasaje inconcluso

De un sueño

Una palabra espesa

Que pierde

Sus letr…

III

Coroné a mis demonios

Y a su testarudez

Cada uno tiene un trono

De tinta

Y cada uno toma su turno

Para gobernar

Cada uno toma sus especias

En un puñado que celan

Para arrojarlo

Al pozo donde nace

El carácter mío

El pozo del que a veces

Bebo

IV

Desperdicio mis motivos

Desperdicio las dosis no prescritas

Desperdicio sesiones

Desperdicio los poros agrietados de tacto

Desperdicio cansancios

Desperdicio el preludio de saliva

Desperdicio oxígeno de mis células

Desperdicio el exterior que nos desconoce

Y la muerte que nos espía y nos sopla las espinas

Desperdicio la nostalgia tibia que no cabe en ningún agujero

Y el clamor del vicio orgánico en un culto olvidado

De sangre y cenizas

Lee también: Cuento: Cristian Leyva MenesesPoesía: Alberto Julián Pérez

Cristian Leyva Meneses

(Colombia)

Picture1

 

Cristian Felipe Leyva Meneses (Armenia – Quindío, 28 de mayo de 1997) Estudiante del programa de diplomado en música del Instituto de Bellas artes Adscrito a la Universidad del Quindío; Músico, Compositor, Poeta y Escritor. Ha difundido su trabajo Literario y Musical en espacios alternos en varias ciudades colombianas. También difunde sus escritos en sus redes sociales personales y en su blog  Corpus Felipe Gárnifex  el cual ha cosechado diversas críticas de personas en Colombia, Chile, Ecuador, Perú, España y México.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s